Sitio oficial. Por una República Democrática y Federal

DISTRACCIÓN, CONFUSIÓN Y POPULISMO – Agustín Canales


manos-15m

Hace un par de semanas se constituía en Sevilla la llamada “Asamblea Ciudadana”, promovida por miembros de ATTAC, 15-M, Izquierda Anticapitalista, IU, Equo y Democracia Real Ya, entre otros. Es una más de las múltiples iniciativas surgidas al calor de la crisis. Su objetivo es “promover el tránsito a una nueva etapa democrática”. Para ello quieren presentarse a elecciones: “En las próximas elecciones va a haber candidaturas ciudadanas”, ya que para “reiniciar la democracia” “tenemos que acceder al poder”.

El conocido economista Juan Torres, uno de los principales promotores del proyecto, lo explica: “Para recuperar la democracia secuestrada tenemos que ir a un programa de mínimos: que la Constitución deje de ser papel mojado, reformarla para que las Iniciativas Legislativas Populares no se bloqueen sistemáticamente, una ley electoral justa (…), parlamentarios que hayan trabajado y no sido políticos toda su vida, una fiscalidad justa,… Citando a Manuel Castells dice que “hay que promover la revolución, que no es partirle la cabeza a la gente sino hacer cambios no previstos. Revolución democrática frente a la conservadora que iniciaron hace 30 años Thatcher y Reagan y que ha llegado a episodios como el cambio de presidentes por la UE en Grecia e Italia sin contar con los ciudadanos, o el secuestro de la Constitución en España, volviéndola rígida, enlatada” (las negritas son nuestras).

En definitiva, tenemos una propuesta que plantea la reforma de la Constitución del 78 al objeto de darla su libertad perdida. El problema, pues, no es la Carta Magna, que consagra la Monarquía heredera de un régimen fascista; que es la máxima expresión jurídica del poder de la oligarquía, que mantuvo con la operación de la “Transición”. El problema es su rigidez, su enlatado, su secuestro. Proponen una serie de medidas, de cara a una mayor democracia, pero en ningún momento cuestionan el régimen responsable de la falta de democracia, que la pisotea. Hablan de “emergencia nacional” pero no hacen otra cosa que apuntalar un sistema de gobierno que no sólo es incapaz de atender las necesidades más vitales de la población sino que le dificulta la supervivencia con sus recortes, privatizaciones, disminución de salarios, empobrecimiento,…

Esta iniciativa no es original; hay precedentes. El más destacado es el que impulsó, hace varios meses, Julio Anguita con su Frente Cívico. En todas ellas hay una constante: la defensa de una u otra forma de la Constitución monárquica y la ausencia de una apuesta de ruptura con la Monarquía; el mezquino reformismo estéril, incapaz de ser germen de un verdadero cambio y que, por ende, con el devenir se transforma en reaccionario. Bien consciente o inconscientemente, pero objetivamente, estas iniciativas, vestidas con ropaje revolucionario, son correas de transmisión de los intereses del régimen y de las fuerzas y sectores sociales y políticos que le conforman y sostienen. Más allá de la potencia de su altavoz, el problema es que en las distintas localidades de la piel de toro, bien a través de unas u otras fuerzas, estos planteamientos políticos hacen acto de presencia, planteamientos que deben ser criticados.

Cuando falta perspectiva de clase, formación política y claridad de ideas (debido a la debilidad de la izquierda en todos los terrenos), sazonado con la compleja situación que vivimos, el resultado no es otro que la confusión ideológica, el desvío del tiro y el deslizamiento hacia el populismo, e, incluso, la caída en posiciones tangenciales al fascismo: justifica, el señor Torres, metido a político, esta iniciativa porque “Hay que movilizar al 60 o 70% de la sociedad para sortear el inminente peligro de caer en manos del fascismo” pero afirma que “Esas ideas (las del proyecto) no son ni de izquierdas ni de derechas, sino de gente honesta”, principio (“Ni de izquierdas ni de derechas”) que ayer centró el discurso ideológico de la FE-JONS y que hoy retoma UPyD, esa fuerza política potencial recambio para el régimen, que recabara en las últimas elecciones la atención, que no menospreció, de Sáenz de Ynestrillas cuando declaraba que en defecto de la abstención “yo optaría por UPyD o por la Falange Auténtica (FA). Ambas son los más parecido al auténtico falangismo”.

Como hemos dicho en otras ocasiones: unidad, claridad y firmeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s